EL ÚLTIMO TXIKITERO lanzan su primer trabajo “Jai Alai” en digital el 13/10

Elaborar una tortilla de patata es sencillo (aceite, sal, cebolla, huevos y patatas), lo difícil es hacer que tu tortilla destaque entre las demás y sea “la tortilla” y no “una tortilla mas”. Lo mismo ocurre en el punk-rock, no hace falta ser un maestro de los fogones ni un virtuoso del instrumento para hacer algo fresco de calidad que llegue al público, es el caso de EL ÚLTIMO TXIKITERO y su “Jai Alai”, primer disco de estos chicos de Vitoria,Zambrana y Gimileo (La Rioja).


Desde la primera escucha te queda claro que lo suyo es actitud. Trece temas elaborados con ingredientes frescos y sencillos, letras divertidas y cotidianas, canciones rápidas, cortas, sin atajos, sin vías secundarias, con una pizca de picante y extra de guitarras cañeras, todo ello acompañado de una base rítmica que hará moverse a todo aquel que quiera pasar un buen rato.

Lejos queda ya el invierno del 2007, momento en el que Ángel invito a Borja a participar en sus orgías musicales, uniéndose más tarde Rodrigo y de donde salió la maqueta “You will never drink alone” 2010. Más tarde llegan al grupo Pany y Rauly la banda queda totalmente definida, con un puñado nuevo de canciones y casi de un día para otro vuelven a meterse en la casa estudio de Álvaro (batería de Rdt) para grabar“Jai Alai”: 13 canciones sin pretensiones donde la actitud está por encima de la aptitud.

Como ellos mismos se definen “Cinco individuos que, sin inventar nada, logran sonar frescos, divertidos y contundentes”. Han venido a quedarse en tus oídos por mucho tiempo y, desde luego, su carta de presentación “Jai Alai” lo deja claro.


Puedes escuchar aquí “En Euskadi no se folla”, single adelanto:

“Jai Alai”

El disco abre con “Campanas”, un tiro directo a la sien, rápida,salvaje, quizá sea la canción más cruda y punk. Curiosamente “Jai Alai” lo cierra el tema “Zas!”, una canción a medio tiempo que nos recuerda vagamente a Eskorbuto.


El resto de temas siguen una linea muy parecida “Pajote”, “Mastúrbate” o “En Euskadi no se folla” (tema recuperado de su maqueta) dan buena muestra de ello: letras cachondas, sin pelos en la lengua y que nos sonarán familiares, guitarras sencillas que caminan sobre una base rítmica contundente y la Trikitixa, pequeño acordeón que pone la guinda al pastel dando un toque mas fiestero y bailón.

 

Tampoco faltan las canciones autobiográficas como “Ascensor”, “Blandi-Blup” y “Rubia”, historias y situaciones cotidianas que seguro más de uno ha vivido en sus propias carnes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *